26 enero 2008

Códigos de circulación

La circulación, o todo aquello que se puede ver y observar desde un coche, moto, rickshaw o a vista de peatón, es de lo que más impresiona de Delhi. Así que, ahora, haré un ejercicio de memoria para intentar apuntar las cosas que más me han chocado. Espero en un futuro acompañarlo con fotos (las colgaría en el link "mis fotos indias"). Allí va:
- A algunos vehículos les cuelgan zapatillas o chancletas en el parachoques trasero. No es que hayan atropellado a alguien, que también puede ser, sino más bien un acto de fe o superstición. Aún tengo que indagar sobre la materia.
- Los camioneros deben tener muchas horas libres ya que pintan sus viejas chatarras con colores vistosos y mensajes de todo tipo.
- Es normal ver en mitad de una vía rápida (en un puente, túnel etc) un ciclista, un peatón o dos coches parados que charlan en el arcén mientras los coches pasan a toda velocidad a su lado.
- Muchos camiones o autorickshaws tienen escrito a mano en la parte trasera "horn please", que significa "toque la bocina, por favor". No es coña, simplemente que aquí, cuando vas a adelantar a alguien, es preceptivo tocar la bocina para indicar que lo harás.
- La mayoría, por no decir la totalidad, de los coches llevan los retrovisores -cuando tienen- doblados para dentro. Al menos el izquierdo. Es decir, lo que en España se dobla cuando aparcas en una calle estrecha, aquí se hace para conducir. El motivo es que al no existir de facto carriles y estar rozando vehículos constantemente, prefieren conservar el retrovisor, aunque no lo usen.
- Hablando de retrovisores, los autorickshaw los llevan dentro del vehículo, por el mismo motivo, y algunas bicis también llevan en el manillar, a veces decorados con flores o plásticos.
- La mayoría de autorickshaws apagan el motor cuando esperan en un semáforo que se prolonga demasiado. Eso sí, nada más ver la luz verde arrancan y empiezan a pitar.
- TODOS los autorickshaws, y muchos coches, llevan pegatinas y dibujos de sus dioses particulares. Y la verdad es que la oferta de deidades para elegir es enorme.
- Algunos de los taxistas, como ya he comentado, te piden permiso para parar a tomar un té a mitad de una carrera. De hecho, es común ver un pasajero esperando en un autorickshaw a que su conductor apure la bebida y finiquite la charla con el tendero de turno.
- Otros, te hacen subir cuando ya llevan pasaje y obligan al primer cliente a bajar en cualquier esquina.
- La mayoría de taxistas llevan un forro polar mugriento por las noches, ya que en un autorickshaw de Delhi en pleno mes de enero, el frío es considerable.
- La oscuridad indica que las normas de circulación ya no tienen vigencia. Es cuando se impone el vehículo con carrocería más grande, el que va más rápido o el que pita más.
- Por la noches se pueden ver varios autorickshaws aparcados esperando clientes. Los conductores se resguardan del frío, a veces de dos en dos, en el interior del vehículo.
- Pocos coches conservan intacta su carrocería. La mayoría atesoran ralladas, en el mejor de los casos, y golpes, en el peor.
- En un trayecto de una media hora en autorickshaw el conductor puede escupir ( y no simple saliva) unas cinco o seis veces. Además, a menudo mastican unos polvos rojos que cuando los escupen forman una cascada rojiza asquerosa.

1 comentario:

mami dijo...

No et deixis timar amb lo de la moto...envia alguna foto dels rikssow. Es diu així? Petó.