26 enero 2008

Sábado sabadete

Aunque hoy es sábado, el tercero que paso en Delhi, no creo -vaya, estoy seguro- que cumpla el refrán de polvete. Se me presenta más bien un sábado tranquilo, por no decir algo aburrido; de pijama en casa y poco más.
Ayer por la tarde, antes de que saliera de la oficina, un grupo de españoles se fueron de fin de semana a Shimla, una población norteña a unas 10 horas en autobús de Delhi. Me hubiera encantado ir, más que nada para romper con la monotonía de la ciudad y no escuchar a los jugadores amateurs de criquet que ocupan el patio escolar al que da la ventana de mi habitación cada sábado y domingo por la mañana. Esta vez no pudo ser, a ver si otro fin de semana consiguo escapar y empezar a conocer esta gran país que para mi, de momento, se limita a Nueva Delhi.
Sobre las 21 horas tomé un autorickshaw y me volví a casa. No me apetecía cocinar y tampoco tenía nada en la nevera, así que me acerqué a un cuchitril roñoso que tengo delante del portal, a unos diez metros, que sirven comida a domicilio. Desde la calle sólo se ve una gran cocina sucia y tres o cuatro cocineros trabajando a destajo. Fuera, cinco repartidores charlan mientras no hay pedidos que llevar. Elegí "butter chicken", pollo con mantequilla, porque es una apuesta segura, y le indiqué al hombre que me tomó la nota de que vivía allí delante. En cinco minutos ya estaban llamando a mi interfono. Sin abrir la cancilla, le pagué al chico las 180 rupias (unos tres euros) que costaba mi pedido y me dió una bolsa con la comida. Es curioso porque aquí se lleva mucho lo de pedir comida a domicilio, y no sólo pizzas. Así que te pueden traer pasta, cocidos o sopas en bolsas de plástico. Y la verdad es que la impresión que da abrir esas bolsas llenas de líquido no es del todo agradable.
El pedido estaba bueno, aunque había mucho líquido y poco pollo. Después de cenar charlé con mucha gente por skype, manteniendo un poco mi vida social catalano-española, y me puse una película.
Aunque intenté dormir, el ardor del estómago me lo impidió, y, por primera vez desde que llegué, pasé una mala noche. El zumito que me acabo de tomar, no obstante, creo que ha ayudado a mi flora intestinal. (Apunte: la próxima visita de España tiene que trae algún medicamento para el ardor.)
En breve me vestiré, porque aquí ya son casi las cuatro, e iré a comprar algo para llenar mi desangelada nevera. Por la tarde espero quedar con alguien y empezar así a construir, poco a poco, mi vida social india. Pero eso ya lo comentaré en otro momento.

3 comentarios:

OvV dijo...

Ai sábado, sabadete...
Veig que les coses segueixen el seu curs, no? Aquí també...
Per cert, et faig un encàrrec. Ves al cine a veure alguna cosa de Bollywood i ens expliques què tal és...
Jo ja he editat el vídeo on surtiu tu i el chicho. Ha quedat bé, encara que es nota la manca de temps. Intentaré penjar-lo a la xarxa i ja et donaré l'adreça.
A veure si coincidim per l'skype...
Una forta abraçada desde BCN, my friend!
Òscar

mami dijo...

Hola Dani! Avui havia quedat amb l´Oriol i la Vicenta de Canet, em feia molta ilusió ja que fa molts dies que no ens veiem i ja veus...malalta!Ahir al matí em vaig començar a trobar fatal a l´escola :ganes de vomitar, mal de panxa... aquesta nit em feien tant mal els ronyons que pensava que tenia un atac... Bé ara són quarts de dues i sembla que estic millor. Fa més de 30 hores que no menjo res...només sucs. Ha trucat l´Angels i diu que tampoc es troba gaire bé. En relació als medicaments per la panxa, el millor és cuidar el que menges, pendre sucs i fer dieta, igualment ja et portarem alguna cosa. Bé guapo vaig a estirar-me, el padrí i la iaia van estar molt contents de xerrar amb tú.Petonàs.

mami dijo...

Dani ens anem a dinar passa-t´ho bé amb els indis o espanyols .petó.