10 marzo 2008

La culpa la tuvo Mas Rabell

Anoche me emborraché a la salud de ZP en la Embajada. Tras pasar el fin de semana con Ruth, Gonzalo y Carlos en Chandigargh (la ciudad que diseñó Le Corbuiser) y Patiala, fui a la Embajada de España, donde habían instalado una pantalla de televisión grande en el jardín para que los expatriados siguiéramos, a través de Televisión Española, la jornada electoral.
Se sirvió queso curado y vino tinto, un Torres Mas Rabell, para ser exactos. Como el precio de los caldos es elevadísimo en la India, en cuanto tengo la ocasión de degustar alguno (y sólo me sucede cuando voy a la Embajada) acostumbro a pillar un buen pedal. Y ayer no fue menos.

Lo peor de la jornada: el retroceso de IU y la consolidación del bipartidismo en nuestro país.
Lo mejor: Génova está muy lejos de volver al Gobierno.

Pd. En cuanto pueda cuento cómo fue por Chandigargh y Patiala y cuelgo las fotos en "Mis fotos indias".

2 comentarios:

Sílvia i els Gestoso dijo...

A punt de començar les vacances de Pasqua, torno a trobar a faltar les teves aventures. Marxem de Barcelona per recórrer un trosset de l'Al-Andalus i redescobrir-ho amb els nens. Suposem que estaràs ben entretingut amb la visita dels pares. Ens tornem a trobar a la tornada, ja faltarà menys perquè neixi el cosinet i nosaltres tindrem (per fi) alguna cosa interessant per explicar-te.
Un petonàs ben fort, guapo!
T'estimem molt.

Daniel dijo...

Hola Family!
No penseu que jo no envejo una ruta gastronómica-cultural per l'Al-Andalus! A més, em fa molta pena no ser a Bcn quan neixi en Manelet (Rogeret) i pérdre'm les darreres invitacions que fan al Reca.
La vida a Delhi cada cop és mes rutinaria, tot i que encara em passen coses inverosímils cada dia.
Ja us explicaré què tal la visita.

Petons a dojo!